mundo turistico

2

Lugares auténticos en Madrid

Irene 18 abril, 2013

lavapies

La gente tiene prejuicios. Todos solemos tenerlos, por pequeños que sean. En España, muchos creen que los andaluces son unos “vivalavida”; los cántabros, rancios; los madrileños, chulos; los catalanes, agarraos… Creo que viajar ayuda a dejar de lado las generalizaciones y vivir un lugar tal y como es. Hoy voy hablar de lugares auténticos en Madrid y con ello me refiero a ese tipo de sitios donde seas quien seas, seas como seas, nadie te mira mal. Un antídoto ideal para aquellos que consideren la capital de España como una ciudad fría, señorial y castiza.

-Lavapiés. Lavapiés es un barrio multicultural, abierto y sobre todo, un lugar donde aún hay vida de barrio en el centro de la capital. Vamos, lo más parecido a un pueblo. Yo lo visito siempre que puedo, que siempre es menos de lo que me gustaría y descubro en el muchos rincones que merecen la pena. Recomiendo especialmente subir las calles Salitre y Zurita, llegar casi hasta la calle Santa Isabel y contemplar las vistas del barrio. La foto superior es de esa zona.


Bares de “socios”

Podríamos definirlos como aquellos bares donde se practica el “Jefe, ponme una caña”, en que la última caña no existe (siempre es penúltima) y que aunque de aspecto descuidado, siempre te hacen sentir como en casa. Ese tipo de bares, también llamados “bares de viejos”, ” el bar de la esquina” o “el de toda la vida” son imprescindibles en la frialdad de la gran ciudad.

Casa Candi. Situado en la calle Noviciado,19, este local es la diversión máxima. Regentado por el propio Candi, un hombre alegre donde los haya, a veces este bar se convierte en una sala de espectáculo donde la gente hace un corrillo para cantar y bailar. ¿Y a quien no sabéis quién la estrella principal? Candi, quién si no.

Palentino (Calle Pez, 12 ). Conocido por el bajo precio de sus cañas, este bar está siempre lleno porque tiene muy buen ambiente y servicio. Dicen que el Pepito de ternera está de muerte. Yo me quedo con la ubicación, en pleno barrio de Malasaña.

Boñar de León (Calle de la Cruz Verde, 16). Seguramente uno de los bares con las tapas más abundantes de Madrid, este sitio es mítico cuando llega el buen tiempo por su gran terraza y es de esos que aplica el dicho de “con dos cervezas se cena”. A pesar de su apariencia, un tanto cutre (o quizás por eso), es uno de los bares más auténticos de la ciudad.

Bar Melos (Calle del Ave María, 44. Lavapiés). Otro sitio de toda la vida para pasar un rato agradable. Aquí la especialidad son las zapatillas, una especie de bocata hecho con pan de pueblo. Pero como siempre lo que abundan son las cañas; cañas para todos; cañas para todos los gustos; cañas, cañas y cañas.

Arte callejero en Madrid

Plaza de Oriente. Al ser uno de lugares más turísticos de Madrid, este lugar siempre está siempre lleno de gente. Y donde está la gente, están los artistas urbanos. Normalmente hay bandas tocando en la calle y hombres vendiendo barquillos. Recomiendo especialmente en épocas calurosas a un hombre que toca el arpa. Lo hace divinamente.

Parque del Retiro. El más conocido parque de la ciudad sigue acogiendo todo tipo de actuaciones, sobre todo, los domingos, su gran día.

retiro

Plaza de Ópera. Desde que la reformaran, pocos fines de semana está vacía esta plaza. Siempre hay teatro callejero o personas haciendo malabares en plena calle, ya que se dispone de mucho espacio. Ideal para pasar una tarde.

Plaza Mayor. Tomar un bocata de calamares, querer estar en el mismísimo centro de la capital sentado en el suelo viendo pasar el tiempo o contemplar distintas versiones del arte callejero son excusas perfectas para conocer uno de los lugares más emblemáticos y bonitos de Madrid: su Plaza Mayor. El elenco de artistas es variado: hombres haciendo burbujas, el conocido Spiderman gordo (protagonista de muchos reportajes por su aspecto), los hombres con la cabeza cortada o la cabra de colorines. Los mimos suelen preferir la calle Postas, también muy recomendable en este sentido.

Malasaña. En este barrio casi todos los locales comerciales han pintado con graffitis sus puertas y fachadas para evitar que aparecieran pintadas de cualquier manera, como antes sucedía. Buscado o no, han hecho un paisaje de arte urbano de lo más curioso y todo ello paralelo a un proceso de modernización del barrio que ha multiplicado las tiendas de ropa vintage, espacios para la artesanía o bares de lo más cool. Ideal para hipsters convencidos.

Be Sociable, Share!

Comments (2)

  1. Esta entrada me ha traído buenos recuerdos de la época en que viví en Madrid. Me alegra saber que el bar Melos aún resiste. Sus zapatillas solían ser muy buenas y el bar siempre estaba a tope. También me gustaba enLavapiés el Café Barbieri, que creo ahora se llama el Nuevo Café Barbieri. Espero siga conservando el mismo encanto :-)

  2. Sí, estos bares resisten bien la crisis. Yo creo que en eso ayuda mucho ser un bar con personalidad, un bar de toda la vida. En cuanto al Barbieri, hace poquito aún estuve allí y es otro al que no parece que afecte el paso del tiempo. Mola :)

Deja un comentario

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!