mundo turistico

6

Qué visitar en París en tres días

Irene 7 enero, 2013

paris4

El día que volví de París tenía resaca. El caso es que no había bebido apenas la noche anterior, pero tenía resaca. Lo que podría llamarse resaca viajera o resaca de la vida. Llegué extenuada de tanto pasear, organizar, intentar pensar en inglés o francés, preguntar, fijarme en las cosas de la ciudad, reflexionar, disfrutar; pero sobre todo, no parar. Visitar París, una ciudad tan grande como llena de lugares interesantes, es una actividad tan plancentera como cansada. Intentaré contaros cómo repartimos el tiempo de un viaje de tres días y medio, aunque en el último teníamos dos horas y apenas tiempo para aprovechar.

No hay duda de que en un tipo de viaje así, hay que elegir. Tomamos, por tanto un par de decisiones de ante mano, que todo viajero debe hacerse para un viaje de pocos días a la ciudad de la luz.


La pregunta clave es: ¿Qué monumentos visitar? Resolver esta cuestión es importante porque en la mayoría de los lugares conocidos de la ciudad hay largas colas (nosotras hicimos hasta 2 horas y media de cola para subir a las torres de Notre Dame) y porque en un viaje corto dará tiempo a entrar en uno o dos si se quiere ver bien el resto.

Hay varios puntos para ver París desde las alturas, que me parecen los más indicados para elegir. Vease: Torre Eiffel, Notre Dame, el Arco del Triunfo o el Sagrado Corazón. La elección va en los gustos. Yo me decanté por la segunda, pues había visto imágenes de las gárgolas que me crearon curiosidad. Y por otro lado, están los museos, fundamentalmente: El Museo del Louvre, el más importante; el Museo de Orsay, el que recoge la mayor colección de los pintores impresionistas y que tiene menos colas; y el centro de Pompidou, de arte moderno. Nosotras decidimos dejarlos para otro viaje y dedicarnos más a la contemplación de la ciudad que del arte.

Así las cosas, repartimos los días de la siguiente manera:

Día 1

MAÑANA: A las 11 de la mañana ya teníamos todo listo. Partíamos de la oficina de Turismo, en la calle Pyramides, muy cerca de la Ópera de París (Palacio Garnier), un edificio imponente. Después visitamos la plaza Vendome, también a unos cuantos pasos del anterior. Toda esta zona es muy exclusiva y bastante turística. Si continuamos el paseo hacia el Río Sena, nos encontraremos el Museo del Louvre, donde paramos un rato en su explanada. Luego continuamos por el Jardín de las Tullerías, hasta llegar a la plaza de la Concordia (donde está la famosa noria) y todo recto (como fuimos en época Navideña con mercadillo incluido), por los Campos Elíseos, hasta el Arco del Triunfo. Nosotras no nos desviamos pero al otro lado del río se ven el Museo de Orsay y el Grand Palais.

paris5

TARDE:

En el Arco del Triunfo, decidimos coger el Metro y visitar el barrio de Marais, del que nos habían hablado muy bien. Allí visitamos la plaza del Vosges y la que fuera la casa de Víctor Hugo, a la altura del número 6, de entrada gratis y muy fiel a la original. Después andamos un rato, empapándonos del ambiente parisino, pero ya muy cansadas. Acabamos en un bar de la zona, donde tomamos un café caliente y descansamos para volver a casa.

NOCHE

Cenamos un kebap en la calle Rue du Faubourg du Temple, cerca de nuestro hotel y luego, en la misma vía, tomamos dos mojitos en el Bar Zorba, donde conocimos a una chica un tan curiosa como simpática que nos indicó un par de sitios diferentes que ver al día siguiente. Nos vino muy bien para compatibilizar una parte del día donde para ver las cosas más turísticas sabíamos que íbamos a tener que compartirlas con mucha gente con otros lugares menos concurridos y llenos de encanto.

Día 2

MAÑANA

Madrugamos para estar a las 10 en Notre Dame, pero aún así esperamos dos horas para subir a la torre (precio: 8,50 euros). Después de visitarla, nos vamos a la Plaza de Aligre, en el metro metro Ledru-Rollin, uno de los sitios que nos había recomendado la mujer que conocimos la noche anterior. Allí visitamos el mercado de Beauvau -más bien pequeño- y paramos a tomarnos un vino (2,5 euros) y una tapa de foie gras (6 euros) en el bar Le Baron Rouge, una necesaria parada en el camino y sobre todo, un lugar donde sentimos que hay más gente francesa que turistas. Un lugar donde empaparnos más del ambiente local. Hay varios sitios cerca que tienen también mucho encanto.

Comemos en una plaza de la zona y vamos a la estación de Metro de Saint Michel, vemos la fuente y nos encaminamos al barrio Latino. Paseamos por sus calles, haciendo una parada en la famosa librería Shakespeare & Company, en la Sorbona y en el Panteón, pero solo entramos en la primera.

paris6

Volvemos a retomar fuerzas con un crepe en la calle Galande, muy bonita y cerca del Río Sena. Seguimos andando por el borde del río hasta la isla de Saint Louise -donde en el puente que lleva a esta isla hay una zona llena de candados del amor-. Paseamos por sus calles y después buscamos un metro hacia la Torre Eiffel.

Por fin llegamos al gran monumento de París. Una servidora había puesto en duda la belleza de esta construcción, pero hay que reconocer que impresiona. En época navideña se encienden luces cada cinco minutos alrededor de ella y es un verdadero espectáculo. Hasta a los más escépticos encandila. Nosotras nos hicimos las fotos de rigor, descartamos subir y nos encaminamos a la plaza de Trocadero, donde también hay un mercadillo de Navidad y muchos puestos.

NOCHE

Repetimos cena en la calle Rue du Faubourg du Temple, esta vez en un tailandés y después nos tomamos una caña en el bar de al lado del Aux Follies, hasta la bandera, como cada día.

Día 3

MAÑANA

Como nos vamos a alejar un poco de la zona centro, aprovechamos para conocer el mercado de las Pulgas, en el área y metro de Puerta de Clignancourt -bastante al Norte-. Nos paseamos por sus puestos que tienen todo tipo de cosas; nos gustan especialmente dos librerías y una tienda de vestidos de antaño. Eso sí: hay que tener muy en cuenta una cosa. La calle principal está llena de puestos de ropa algo cutre y poco interesante. Pero este mercado es muy grande, hay que callejearlo a conciencia. Para poder situarse y no perder todo su encanto, en el siguiente enlace podéis aceros una idea de sus lugares más importantes: Calles del mercado de las pulgas.

La parte de anticuario es enorme y muy especial (Marche Dauphine). Después de recorrerlo casi entero, tomamos un café en una de las salidas del mercado de anitgüedades -en el Café Voltaire- y nos ponemos en marcha: nos espera Montmartre. En este barrio nos encontramos también mucha gente, por lo que nos apresuramos a el Sagrado Corazón de cerca y la plaza de Tertre, muy conocida por la cantidad de pintores que hay en ella, donde comemos. Se nos hace algo tarde.

paris7

TARDE

Continuamos perdiéndonos por las calles de este encantador barrio (quizás el más llamativo, si no fuera porque hay demasiada gente). Nos acercamos a Le Moulin de la Galette, al que llegamos preguntando porque las calles son bastante irregulares. Así acabamos en la calle Abesses y luego cogemos el Metro para volver a casa. Intentamos ir al Cementerio del Père-Lachaise, pero justo ha cerrado hace cuarto de hora. Para otra ocasión.

NOCHE

Es el día de Nochevieja y hoy queremos cenar en un restaurante francés. Como en muchos de ellos solo dejan comer menú de Navidad, callejeamos la Calle Oberkampf y encontramos uno asequible y con bastante encanto. Intentamos llegar al Metro de Bastille para ir a un bar español donde poder tener orientación para tomar las uvas (ya que en París no hay una zona donde suenen las campanas), pero las doce nos pillan en pleno metro. La situación es original, al menos. Cuando vamos, una a una, comiendo las uvas, percibimos la atenta mirada de los franceses desde el Metro, que seguramente no conozcan nuestra tradición.

La zona en el exterior está atestada de gente, gritona y bares que no tienen muy buena pinta, así que nos vamos. Acabamos en un local que teníamos apuntado, Panic Room, en la calle Amelot (también metro Bastille), con ambiente popero e ideal para bailar un rato.

Pero no aguantamos mucho, estamos cansadas. Así que para las tres nos vamos casa. Ese día el Metro es gratis en París, pero no todo es perfecto. Al volver nos damos cuenta que solo ciertas paradas del suburbano están abiertas, así que rodeamos un poco y paramos en una estación cerca de “casa”. Llegamos casi a las cuatro.

Día 4

Vamos al centro Pompidou y paseamos por las calles aledañas, la zona es muy bonita. Seguimos caminando hacia el barrio de Marais, donde echamos un segundo vistazo a esta zona, que nos gusta, hasta llegar a la plaza de la Republique de nuevo, donde está el hotel.

Acabamos con las últimas horas antes de volver a casa.

Be Sociable, Share!

About Author

Irene

Periodista desde 2008. Bloguera de viajes y Community Manager desde 2010. Viajo cuando puedo; el resto del año trabajo, salgo a correr, leo, disfruto de mi ciudad y mi gente y veo pelis View all posts by Irene →

Comments (6)

  1. París es de esas ciudades que tiene mucho que visitar pero que siempre se visita con prisas… En mi caso sólo un fin de semana y, como vosotras, hubo que decidir: no entrar a ningún museo, pero tampoco subir a ningún mirador… alejarse de todo lo que fuera una cola 🙂
    Para una primera aproximación va perfecto… ya habrá más ocasiones en las que estar de pie esperando que te toque, en lugar de andar sin parar a la búsqueda de rincones 🙂

  2. Me alivia saber que no soy la única que intenta huir un poco de esas colas (ya veo que incluso más). La verdad es que al final salió casi perfecto porque combinamos las dos cosas y así no tuvimos que cansarnos de ninguna de las dos opciones 😉

    Gracias por compartir impresiones!

    Un saludo,

    Irene

  3. ¡Ay, París! Cómo nos gusta la Ciudad de la Luz. Desde luego, aprovechasteis el tiempo a tope jajaja yo he ido dos veces y la primera fue empacho de no parar: ¡lo quería ver todo! Museos, avenidas, miradores… Así que hace poco volví con más calma y disfruté muuuucho más la ciudad, paseando tranquilamente, sentándome a tomar un café en el Montmartre, visitando sus cementerios… y seguiré volviendo siempre que pueda, esa ciudad me tiene conquistada 😉
    ¡Lo bueno es que desde Madrid siempre se puede coger un vuelo barato y escaparse!
    Un abrazo de la cosmopolilla.

  4. Gracias por el comentario Patri!

    la verdad es que sí, mola ver una ciudad más calladamente. Algún día volveré. Pero a decid verdad, aún tengo que ir a otras o repetir Berlín primero. ¡Hay tantos destinos y tan poco tiempo! pero sí, debo. Y espero hacerlo 🙂

    ¡Un saludo!

  5. Hola Irene, ya estamos interectuando más a menudo vía Twitter, y esta vez de visita por tu web.

    París, es una de las ciudades que te conquista a primera vista, al menos en mi caso, por diversos temas la visito muchas veces, y déjame decirte, aunque haya subido 3 veces a la Torre Eiffel, no se porqué siempre tengo ganas de subirme de nuevo, o ir de nuevo al barrio Le Trocadero a tomarme un petit café o por los crèpes, y voy visitando algo más y así; ya estoy anotando y recopilando más información de aquí y de allá para tener otras opciones que hacer.

    Muchas gracias por compartir este post.

    Un abrazo.

  6. Me alegro de que hablemos 🙂

    Yo la verdad tengo que decirte que no fue tan a primera vista, sino que me fue ganando más poco a poco, viendo que tenía sitios muy “bien puestos”, como digo yo, pero que también conquistaba por sus cafés, creperías o tabernas para beber vino. Lugares con más vida, digamos 🙂

    ¡Gracias por el comentario y un abrazo!

Deja un comentario

Los datos que los lectores proporcionen en este formulario serán tratados por Irene Somoza. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos se produce tan solo para identificar a quién realiza el comentario. Podrás ejercer el derecho de rectificación y anulación de los presentes datos enviando un email a iresomoz@gmail.com, así como el derecho de presentar una reclamación. Más información en la política de privacidad de nuestro site.

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies