mundo turistico

9

Nueve cosas que SÍ sé hacer cuando viajo

Irene 6 Julio, 2015

De los creadores de la cadena ‘9 cosas que NO sé hacer cuando viajo’, ha llegado la contrarréplica, la versión positiva, la que nos deja un poco mejor mostrando al mundo las cosas que SÍ sabemos hacer. Me ha llegado la nominación de Patri, conocida como La Cosmopolilla, y por supuesto, no he dudado en contaros unas cuantas cosas personales que demuestran que viajar me va; que viajar hace que afloren en mí cosas muy positivas; que saca lo mejor de mí. Así que ahí va, con toda la sinceridad posible.

Vencer la pereza

Creo que la vida son las cosas que pasan cuando tus ganas vencen a tu pereza, por supuesto siempre con permiso del tiempo. Y viajar consigue, como pocas actividades en mi vida, acabar totalmente con esa enemiga que a veces hace que todos los días parezcan iguales. Cuando viajo, sé llenarme de ganas, motivación, energía, fe, planes, abrir los ojos, fuerza, de vida. Y eso, como dicen en mi pueblo, “no se paga con dinero”.

imagen1

Relajarme

Partamos de la situación de que soy una persona nerviosa. Sumámosle que me pongo aún más nerviosa en las situaciones positivas que negativas. Y añadamos una dosis importante de impaciencia. Por eso, los días previos a un viaje soy una terminación nerviosa andante. Pero esa sensación remite cuando ya puedo, por fin, disfrutar del destino. Ahí, en esa situación, me relajo como ninguna otra actividad. Por supuesto, porque me machaco. Porque siempre tengo un plan. Porque me falta tiempo para llegar y leer más acerca de los lugares que he visitado. Porque mi cabeza siempre está pensando en el post que escribiré sobre todas las bondades del lugar. Porque en todo momento tengo la cabeza ocupada con el viaje; y mariposas en el estómago, como cuando el chico que te gusta aparece por la puerta en un momento con el que no contabas. Porque viajar me llena.

Planificar

Mi forma de planificar es haber leído mucho sobre el destino y tener varios planes que poder hacer; un mapa con los diferentes puntos marcados para hacer el recorrido; e información sobre transporte o actividades. Pero no mucho más. Siempre digo: Los planes están para cambiarlos. Pero tengo planes, siempre tengo planes. Y suelo planificar todos los viajes que hago con gente; aunque acepte sugerencias 😛

plano

Patear como si no hubiera un mañana

Esto me sucede sobre todo en las ciudades. Intento patearlas de arriba abajo y de este a oeste para hacerme con sus calles, barrios, bares o museos, recorriendo y descubriendo rincones. Me gusta llegar cansada a casa; con lo que me gusta llamar “ese cansancio feliz”.

Hacer teorías sobre todo

Este es el punto en el que estoy constantemente pensando en el lugar que visito. Me gusta hacer teorías de todo; teorías por supuesto de impresiones personales, no científicas. Véase con ejemplos: Viajo al Algarve y determino que la mejor playa es la de Da Marinha porque tiene el típico paisaje de roca escarpada de color amarillento que hace única la costa de esta zona de Portugal; viajo a Bali y concluyo que en Indonesia el turismo es más agresivo porque tiene más lugares espectaculares que visitar –Borobudur o el volcán del Bromo- que Tailandia. Y así todo. Muchas veces, claro, quizás estoy diciendo una tontería, pero yo lo veo así; es mi teoría y la defiendo con todo el ahínco que me caracteriza debatiendo.

cemoro-lawang

Encontrar planes diferentes/alternativos

Aunque como ya dije en las cosas que no sé hacer cuando viajo, me gusta visitar los sitios turísticos, ya que creo que lo son por algo, también me encanta poder alejarme de las rutas establecidas y poder encontrar planes diferentes y alternativos que me muestren, sobre todo, un poco más como vive la ciudad. La forma más habitual es preguntarle a la gente local con la que coincido por la noche, como sucedió en París o San Petersburgo, pero también puedo encontrar estos planes, espontáneamente, mientras paseo por la ciudad, como me pasó en Budapest. Disfruto mucho de estos momentos, pues busco siempre planes que me resulten auténticos, más allá de turísticos, y por eso siempre encuentro donde encajarlos al viajar.

Disfrutar de la soledad

Es curioso, pero hay gente que no disfruta haciendo cosas sola. Viajar solo, ir al cine solo o comer solo es para ellos un suplicio, pues o bien les resulta incómodo, o necesitan hablar y compartir cuanto viven o se sienten solos. A mí me sucede todo lo contrario. Cuando viajo sola puedo elegir qué quiero visitar, hacerlo del modo en que quiero y cuando quiero; y me encanta. Y os aseguro que no es porque no me guste hablar –que si me pongo, no me callo- o, todo lo contrario, porque vaya haciendo amigos en cada lugar –que a veces sí y a veces no-. Es porque con todas las circunstancias que conlleva, disfruto mucho de mi soledad y de los planes en sí mismos, sea sola o acompañada.

ViajarSola

  • Bueno, ¿y qué tal el viaje contigo misma?
  • Genial, gracias.

Olvidar España –al menos un poquito- durante lo que dure el viaje

Reconozco que me mata un poco un compañero de viaje está todo el rato consultado El País a ver qué ha pasado en España, enganchado al Whatsapp para conocer la última novedad del grupo de amigos o que busque el típico bar español a ver si tienen tortilla de patata. Cuando viajo, me gusta estar allí donde voy en todos los planos e intento evadirme del todo. Aunque también he caído y actualizo las redes del blog y comparto alguno de los tesoros que he conocido, echo de menos aquellos viajes en los que apagaba el teléfono móvil y no volvía a encenderlo hasta llegar a casa.

Ver el lado bueno de las cosas

Os voy a confesar una cosa, así en secreto. Soy un poco “quejica”. Si tengo poco tiempo, me quejo por ello, pero si tengo mucho, a veces me sobra; hago muchos planes y los disfruto, pero siempre tengo guardada una crítica; y la mayoría de las veces, creo que le falta emoción a mi vida. Pero viajar me hace tomar distancia; me hace ver el lado bueno de las cosas. Porque el malo, en mi opinión, existirá siempre y hay que llevarlo de la mejor manera posible. Así que agradezco que el mundo sea tan grande y completo para hacernos soñar siempre un poquito con seguir conociéndolo.

Esto, como siempre, se ve mejor con un ejemplo.

Esta soy yo en mi vida diaria:

Situación: Se acaba el día de curro y me dispongo a hacer deporte.

Yo opino: Bua, ¡qué coñazo sopor! Siempre haciendo cosas que debo y no lo que realmente quiero.

Esta soy yo de viaje:

Situación: Solo tengo tres días para visitar París.

Yo opino: Exprimiré esta ciudad cuanto pueda.

¿Veis la diferencia? 🙂

Be Sociable, Share!

About Author

Irene

Periodista desde 2008. Bloguera de viajes y Community Manager desde 2010. Viajo cuando puedo; el resto del año trabajo, salgo a correr, leo, disfruto de mi ciudad y mi gente y veo pelis View all posts by Irene →

Comments (9)

  1. Ya tenía ganas de conocer tus secretillos jajaja me encanta lo de qué tal tu viaje contigo misma: sí, hay gente que no sabe viajar (estar, vivir) sola… Yo creo que es una experiencia muy enriquecedora, que te ayuda a redescubrirte y a conocerte mucho mejor y todo el mundo debería de probar, al menos unos días… Lo de olvidar España a mí también me pasa, desconecto muchísimo (qué placer) y si hay alguien que me cuenta “ha pasado no sé qué…” , pff, ni caso, ya me enteraré cuando vuelva, je je je
    Un abrazo enorme y un placer haberte nominado, me alegro de que hayas hecho pronto los deberes, así me gusta jajaja

  2. jeje,

    gracias Patri. Me alegro de que te guste y coincidamos en algunas cosas. Por lo que te conozco, parece que tenemos gustos y formas parecidas, así que a seguir viajando y disfrutando.

    ¡Un abrazo!

    Irene

  3. Digo que ya te conozco un poco más! Nos vamos a correr? jajajjaja

    En mis viajes por ejemplo me levanto más temprano de lo habitual, esa emoción de conocer y explorar lugares que no he estado y también los que he estado, me producen una sensación (no de insomnio) de que llegue el siguiente día para seguir!

    Un abrazo Irene!

    Un saludo!

  4. jeje ¿Correr? Cuando quieras 🙂

    Desde luego, creo que lo de madrugar más de lo normal es común a todos los viajeros y es que es normal: ¡tenemos una razón para ello!

    Me alegro de que te haya gustado.

    Beso!

    Ire

  5. jejeje sí cuando nos juntemos en Madrid, aunque esta vez que vaya estarás en Turquía!

    Me ha gustado y me he divertido!

    Un abrazo!

  6. Como me molan estas entradas para conocer mas a la persona detrás del blog 😉 creo que nos parecemos mucho y eso me mola mucho!!!

    Gracias por dejarte conocer un poquito mejor 😀

    ¡Un abrazote!

  7. Me encantaron tus comentarios y en muchos aspectos coincidimos . Yo pensé que era mala compañera porque cuando estuve en Budapest mi compañera decidió que debíamos regresar al centro para ver una tienda de Adidas y no pude recorrer la Av Andrassy. Luego de esto trato de viajar sola para tener mi tiempo de tomar un café al atardecer o quedarme lo que quiera delante de un cuadro.Y especialmente hablar con la gente del lugar. Te felicito

  8. Gracias Evelin!

    me alegro de que hayas podido disfrutar los viajes más a tu medida, pues al final, lo primero somos nosotros y ceder está bien hasta que dejas de hacer lo que realmente quieres.

    Eres bienvenida siempre que quieras 🙂

    Un saludo,

    Irene

Deja un comentario

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies