mundo turistico

2

El lado humano de mi viaje a Indonesia

Irene 16 marzo, 2015

Hace unos mesees me robaron todo lo que llevaba en el bolso a excepción de las llaves. Si bien el móvil estaba ya mayor, tengo que decir que, además del susto, lo que más me dolió fue perder las notas que llevaba apuntadas de mi viaje a Indonesia. Hasta hace poco usaba libreta, pero la perdía, así que creí que era mejor hacerlo en el móvil. Ahora, tiempo después, también me duelen algunas fotos. Momentos espontáneos que solo captas con el móvil porque no te da tiempo a sacar la Canon y sobre todo porque suelen ser fotos más naturales, sin pose. Pero no pasa nada. Cuento con los recuerdos y alguna foto recuperada que mandé vía Whatsapp. Alguno bueno tenía que tener el siglo XXI. No pasa nada porque aún recuerdo las caras de la gente de mi pasado viaje a Indonesia; el lado humano de la experiencia, que es casi siempre el mejor, al fin y al cabo. Y más en territorio asiático, donde la gente es casi siempre -al menos a mi parecer- muy abierta, simpática y hospitalaria.

Necesitaba escribir este post. En ocasiones, me veo relantando mis experiencias o dando datos creyendo que salvarán la vida de otros o harán mejor sus trayectos, pero no hay que pensar demasiado para saber que casi seguro que no será así. Pero hay otros textos que uno disfruta escribiendo; disfruta leyendo; disfruta recordando.

Porque, como tenía apuntado en ese iPhone perdido, lo mejor del viaje fue sobre todo: las cervezas en un bar espontáneo hecho con cajas de cervezas y un dueño que nos llamaba cada día para disfrutar allí del mejor atardecer de Kuta; el encuentro en el tren con varias mujeres indonesias que ¡hasta conocían algún cantante español!, que me invitaran a probar su comida casera y su infinita amabilidad; la cercanía con el propietario del hotel de Yogyakarta, con quién nos pasamos varias horas hablando en nuestro pobre inglés sobre su trabajo de cámara, el Estado Islámico o viendo fotos de pasadas erupciones volcánicas que asolaron su ciudad; la despedida de la dueña de la guest-house de Ubud, brazos en alto; el hombre que trabajaba en un restaurante de las Islas Gili y que cuando creí que había perdido a mi pareja, me ayudó; y todos aquellos que creyeron que éramos una atracción turística y se hicieron fotos con nosotros, en un restaurante de Jimbaran –Bali- o repetidas veces en la costa de Java; los músicos callejeros de la animada Yogyakarta que nos dedicaron unas palabras; o las mil miradas de los niños indonesios en todos los lugares que recorrimos.

gente-indonesia

ladohumano1

tren-indonesia

El viaje fue, como ya he adelantado en otros post, algo contradictorio. Sentí una mayor masificación que en otros anteriores -sobre todo en Bali- y en ocasiones, los intentos de estafa o no saber a qué atenernos empañaron un poco el conjunto. Pero el lado humano nos salvó en otras tantas ocasiones. Viajamos en octubre, que es temporada baja, y eso nos permitió estar muy solos -sin otros viajeros, me refiero- sobre todo en Java. Y eso también mejoró el viaje. Sobre todo en una de las excursiones menos populares que hicimos: las playas del suroeste de Yogyakarta. Allí cada persona que nos veía en la moto nos sonreía, saludaba o incluso nos decía cosas (que no entendíamos, claro). Después, una vez en tierra, nos pedían fotos. Allí solo vimos en un momento a otro viajero. Estuvimos tan solo una noche, pero nos sentimos un poco más lejos; un poco más allí.

playas3

Por otro lado, está claro que estos momentos solo son pinceladas. Soy de la opinión de que uno viaja a un país, pero no vive en él; no lo conoce en profundidad. Quizás se haga una mejor idea si de alguna forma conoce a gente local, por ejemplo, haciendo Couchsurfing. Por diferentes motivos, es una opción que de momento, no contemplo. No obstante, mi impresión sobre Indonesia es que se trata de un país variopinto donde la amabilidad es factor común. “Aquí no hay nadie que no tenga religión”, me decía el hombre que nos llevó de tour por la parte central de Bali. Esta isla, de mayoría hinduista, contrasta con la vecina Java, donde también estuvimos, y es de mayoría musulmana. A excepción de otros territorios de Indonesia, al menos en esta parte, creo que el país es un ejemplo de convivencia entre diferentes religiones.

fotoEste país asiático es el territorio mundial con mayor población musulmana. Lo comento porque a raíz de expresiones radicales de esta religión, a mucha gente le da por confundir cosas y razonar de una manera incorrecta, y esto puede llevar a peligrosas consecuencias. Por eso, creo que no está de más recordar, como ya hice en las redes sociales en tiempos pasados, que hay millones de personas que profesan en paz su religión. No creo tampoco en frases absolutas como que viajar erradica la intolerancia, pero sí creo que ayuda a reflexionar sobre ciertos hechos.

Hace poco dije en Facebook que hay cosas tan bonitas que debería ser pecado no compartirlas. En el caso de las experiencias sucede algo parecido.

Be Sociable, Share!

About Author

Irene

Periodista desde 2008. Bloguera de viajes y Community Manager desde 2010. Viajo cuando puedo; el resto del año trabajo, salgo a correr, leo, disfruto de mi ciudad y mi gente y veo pelis View all posts by Irene →

Comments (2)

  1. Como yo escribí en mi post sobre Indonesia: «gracias Asia, por recordarme que sonreír es gratis». Es increíble lo simpática y amable que es la gente, siempre dispuesta a ayudar. Tremendamente acogedores. Y es lo que nos llevamos, los templos, los volcanes son una belleza pero lo que da calidez es el trato humano y de lo que nos llevamos el mejor recuerdo. Todavía me sale la ternura cuando pienso en el señor que me invitó en Ubud a su casa a tomar el té y me presentó a su familia y me regaló una pulsera, para que me diera suerte…
    P.D. pobrecita, qué disgusto, yo me muero si me roban el bolso… Y soy de las tradicionales que apuntan en libreta 😉
    Un abrazo de la cosmopolilla.

  2. Gracias por el comentario, Patri.

    Desde luego, totalmente de acuerdo contigo. Por algo hay tanta obsesión con el Sudeste Asiático entre los viajeros. Nadie se puede resistir a esa cercanía y esas sonrisas que regalan sin pedir nada a cambio. Yo la verdad es que con gente local la chica del tren, pero luego es cierto que el idioma es un poco barrera. Pero quiero repetir, una y mil veces 🙂

    Un besote!

    PD. De lo del bolso ya ni me acuerdo 🙂

Deja un comentario

Los datos que los lectores proporcionen en este formulario serán tratados por Irene Somoza. La finalidad de la recogida y tratamiento de estos datos se produce tan solo para identificar a quién realiza el comentario. Podrás ejercer el derecho de rectificación y anulación de los presentes datos enviando un email a iresomoz@gmail.com, así como el derecho de presentar una reclamación. Más información en la política de privacidad de nuestro site.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies