mundo turistico

11

20 cosas que ver y hacer en La Palma (Canarias)

Irene 6 mayo, 2015

En mi anterior post sobre La Palma, quise describir de un modo más sensorial y emocional lo que viví durante cinco días en la isla; intenté transmitir por qué me captó desde un primer momento y por qué me pareció un verdadero paraíso en la tierra. Hoy me centraré más en datos de utilidad, de cara a la planificación de un viaje a la isla. Opciones gastronómicas, actividades y cosas que ver y que hacer en La Palma; un lugar que atrapa tanto por lo que ven tus ojos, como por lo que degustas o lo que sientes cuando disfrutas de la brisa marina, un baño en sus playas o atrapado en un mar de nubes.

Caldera de Taburiente

El Parque Nacional de la Caldera de Taburiente, uno de los primeros de todo el territorio nacional en recibir este reconocimiento, es una de las paradas obligatorias en La Palma. La ruta que yo realicé comenzaba en La Pista Forestal de Los Brecitos y tras una parada en la playa de Taburiente (una de las imágenes más bonitas de la senda) y la zona de acampada, continuamos por el Barranco de las Angustias, pasando por la maravillosa cascada de colores. Son 18 kilómetros con senderos con pendientes y piedras en el camino, pero el esfuerzo merece la pena: paredes de piedra formando vertiginosas vistas o el abrigo de la naturaleza en su máxima expresión suponen una recompensa irrechazable. Si quieres un guía, hay rutas en grupo para poder acceder a la caldera de Taburiente, sin duda uno de los imprescindibles de La Palma.

caldera-tabueriente3caldera-Taburiente

Cascada de colores de la Caldera de Taburiente

La cascada de colores de la Caldera de Taburiente merece una mención aparte, ya que conforma uno de los lugares más mágicos de la isla. Los materiales ferruginosos y otros minerales le dieron este color entre amarillo y naranja, que tanto contrasta con los verdes y marrones más propios del lugar. Para llegar, hay que desviarse del camino que nos hace salir de la Caldera de Taburiente por el barranco de las Angustias, pero desde luego merece la pena. 

CascadaLaPalmacascadaColoresLaPalmacaldera-tabueriente2

Bosque de los Tilos

Un paisaje más verde y frondoso lo encontraremos en el Bosque de los Tilos, Reserva Mundial de la Biosfera y otro baluarte de la parte más natural de la isla. Aunque solo me adentré unos metros en este bosque de laurisilva, ya pude percatarme de la variedad de las especies naturales del lugar y de que allí el mayor ruido es que el hacen los pájaros.

[ad]

Localizado en el municipio de San Andrés y Sauces, ofrece rutas cortas como la del Mirador del Espigón Atravesado o el Mirador de las Barandas y otras más largas como la de Nacientes de Marcos y Cordero.

Al inicio del parque hay un Centro de Interpretación, en el que poder informarnos de las características naturales de la zona, además de las opciones que tenemos para conocerlo. Recomiendo hacerse con rutas con GPS para poder conocer el parque con máxima seguridad de que no nos perderemos. Seguro que merece la pena; yo lo dejo para la siguiente vez que visite la isla.

catarata

Pinar del Pilar o mirador del Llano del Jable

Otro paisaje imposible de la isla de la Palma es conocido como el Pinar del Pilar, aunque la referencia para llegar puede ser el mirador del Llano del Jable, uno de los miradores astronómicos naturales de la isla y un calmado lugar donde acabar el día. El paisaje volcánico salpicado de vegetación hace que la imagen que se puede ver desde este punto sea bastante peculiar y una gozada para los cinco sentidos.

losarenales

Volcán de San Antonio

Pero pocas imágenes se desean más en un paisaje volcánico que el propio volcán y su cráter. Por ello, una parada bastante interesante es la del Volcán de San Antonio, en el municipio de Fuencaliente, donde poder pasear por el borde de cráter, emular el movimiento de la tierra generado por una erupción y poder informarse sobre la actividad volcánica del territorio en el centro de interpretación situado al efecto. 

volcanSanAntoniovolcanSanAntonip

Salinas de Fuencaliente

Al sur de la isla, se encuentra otro de los lugares con más embrujo de una isla con mil caras. Se trata de las salinas de Fuencaliente, espacio dedicado a la producción de sal, pero también un entorno único donde el negro volcánico contrasta con el blanco de la sal. La zona merece un paseo tranquilo; una mirada intensa a la inmensidad del mar y al faro de Fuencaliente. 

SalinasFuencalientesalinasSe trata de una empresa familiar y la marca comercial es Sal Marina Teneguía, en honor al volcán situado en las proximidades y cuya erupción en 1971 paralizó la construcción salinera temporalmente. De hecho, es conocido que uno de los ríos de lava de este volcán frenó a escasos 200 metros del antiguo faro y las salinas, dando razones a la gente para pensar que no había sido una casualidad.

Restaurante Jardín de Sal

Para añadir mayor interés a esta zona de salinas, los dueños de la empresa crearon un restaurante donde poder conjugar la gastronomía local y las encantadoras vistas de esta localización: se trata del Jardín de Sal. El lugar es tan armonioso con el paisaje que crea un restaurante temático que parece unido al territorio. Además de un exquisito gusto gastronómico -cocina moderna de bastante nivel-, las vistas al mar o cada detalle de la decoración o el servicio, son razones de más para comer en esta propuesta única.

JardinDeSalComidajardinSal

 Pasear por Santa Cruz de La Palma

La capital de la isla, Santa Cruz de La Palma, es una ciudad coqueta y tranquila que invita a un paseo por sus calles, conociendo detalles de la arquitectura colonial o tradicional canaria, los principales edificios de la Calle Real, así como la Plaza de España, con la parroquia de El Salvador y la figura del Padre Manuel Díaz, sacerdote que se hizo popular por sus ideas liberales y rebeldes allá por 1824. Pero sin duda lo que más llamó mi atención fueron los balcones de la Avenida Marítima, con su alegre colorido, que os muestro a continuación.

balcones

Playa de Nogales

Mucha gente coincide en señalar la playa de Nogales como una de las más bonitas del territorio palmero. La gran pared de roca que la abriga, un paisaje espectacular, el paseo salpicado de margaritas a cada paso y su arena fina de color negro son algunos de sus mejores atributos, pero lo mejor es poder disfrutarla en directo: transmite una paz para la que no hay palabras.

playa-Nogales

Playa de los Cancajos 

Durante el viaje a La Palma, me alojé en un hotel de los Cancajos, situado en el municipio de Breña Baja. Cada día, en mi partida a un nuevo destino de la Isla Bonita, veía la playa de este lugar, la playa de los Cancajos, y he de decir que pensaba: ¡Pero qué bonita! Como la contemplé todos los días, pude observarla desde diferentes perspectivas (con cielos claros, nublados, con gente, sin ella…), enamorarme poco a poco y grabarla en mi recuerdo a golpe de instantáneas como la que sigue.

playa-loscancajos

Playa de Echentive

Otra playa natural que merece la pena en La Palma es la playa de Echentive. Aunque el terreno es de piedra, el paisaje merece la pena y ver