mundo turistico

4

El Algarve en 4 días: Qué hacer

Irene 12 enero, 2016

lagos

El Algarve es una zona turística fácil de recorrer, al extenderse en una imaginaria línea recta desde la frontera meridional con España hasta el extremo occidental del país y elevándose un poco más hasta llegar a Sines. Hay un largo trayecto por la parte Sur que podemos recorrer por la autopista A-22 desde Montegordo hasta Lagos, facilitando el acceso a Tavira, Faro, Albufeira o Portimao, entre otras. Al subir el país, tendremos que hacerlo por carreteras. Hoy os contaremos nuestro viaje a algunos de estos rincones: en total 4 días netos más 2 de viaje (hay que tener en cuenta que íbamos con furgoneta y caravana y el viaje se prolongó durante 10 horas).

Nuestro punto de partida fue Albufeira y cada día de visita, cogíamos la furgoneta, íbamos y volvíamos al camping. Los lugares que conocimos fueron la costa que va desde Armacao de Pera hasta Portimao (la mejor en cuestión de playas bonitas, pero bastante masificadas); Sagres, Cabo de San Vicente y arenales de la zona (las mejor en cuestión de espacio, aunque también con geniales paisajes); la costa de Albufeira; y Lagos, Ponta da Piedade y las playas de la zona.


Un viaje difiere mucho dependiendo de la gente que lo haga y de sus gustos/objetivos. En este caso, era un viaje destinado al descanso y al sol y playa (el lugar también se prestaba mucho a ello). Aunque con el espíritu de quien quiere recorrerlo todo y no dejar algo importante sin ver, no quisimos tanto descubrir las poblaciones de esta zona portuguesa, sino disfrutar de bellos lugares y playas donde pasar unos días relajados.

Día 1

En este viaje, como en otros muchos, me fui con un objetivo desde Madrid. Viajábamos cuatro personas, yo no las conocía mucho, y ante posibles desavenencias en los gustos turísticos, tenía muy claro cuál era la elección que iba a intentar imponer: La Praia da Marinha, un arenal conocido como el más bello del país y que después de conocerlo (y comparalo con otras playas vistas en directo y por fotografía), puedo confirmar como tal. Cuál fue mi sorpresa que otra compañera de periplo iba con el mismo fin. Así que allí fuimos el primer día, dispuestos a disfrutar del paisaje más típico del Argarve.

Una foto de la playa de la Marina:

playa-da-marina

Y allí estaba, imponente. Con mil formas rocosas y una pequeña playa que desparecería por la tarde. Con una empinada bajada y con escaleras en bastante pendiente que yo creo que eran la causa de que no hubiera mucha gente. ¡Qué bien! Con esos grandes pedruscos amarillos que contrastaban con el verde transparente de sus aguas; un agua que para ser del Atlántico y comparada con otros arenales de la zona, no estaba tan fría. Como en otras playas del Algarve, avisaban del peligro de derrumbe (al volver de mi viaje leí con asombro que hace años, en una playa de Portugal, cinco personas murieron por un desprendimiento).

Ese día, por la tarde, después de ver en la distancia alguna playa más de la zona demasiado masificada (Carvoeiro), preferimos volver cerca del camping, a la playa Salgado, donde disfrutar del atardecer y tomarnos una cerveza tranquilamente. A la entrada de este arenal, hay una zona donde las aves toman aliento e ideal para un avistamiento cercano.

Una foto a lo lejos de la playa de Carvoeiro:

playa-cavoeiro

Día 2

Después de haber conocido ya la mejor playa, quisimos dejar a un lado (finalmente acabaríamos, como no en otra) los arenales. Por eso, nos pusimos como objetivo ir a Ponta da Piedade y hacer la excursión en barco que te lleva a visitar las cuevas y grutas que hay en esta conocida zona de Lagos. LLegamos algo tarde y finalmente decidimos postponerlo a la tarde. Así que bajamos a comer, no sin antes darnos un baño en la playa Dona Ana, la más recomendable de la zona y disfrutar, de nuevo, de una belleza sin fin y un relajante baño. También visitamos la ciudad antes de la comida y fue una pena no poder verla más, tenía mucho encanto.

Por la tarde, aún tuvimos tiempo de conocer la Praia Meia, el típico arenal largo que se extiende por un extremo de la ciudad y donde quisimos coger un catamarán en lugar de una excursión guiada. Desistimos al conocer el precio y finalmente, hicimos la excursión en barco. Merece la pena aunque es algo corta; el capitán te explica las distintas formas que la gente ha visto en las rocas; te muestra las playas cercanas y te explica cómo acceder a ellas.

principal

Ponta da Piedade es una de las imágenes más conocidas de esta zona y más allá de su encanto como estampa turística, es bonita también un lugar realmente digno de visitar. Hay un parking en las inmediaciones y el acceso es bastante cómodo. Tan solo hay que descender unas escaleras y después tomar el barco que llevará a conocer las diferentes grutas y cuevas que hay en la zona. La imagen de grandes peñascos y la gran pared de acantilados es de una belleza inmensa. Tras ella, los fondos marinos y las aguas claras ganan protagonismo. Con todo ello, no dejamos de disfrutar una vista maravillosa todo el rato. Merece mucho la pena.

grutaAlgarve

Además, si tienes tiempo y disfrutas por la tarde de la excursión (buena hora porque cuando la luz cae, las rocas adquieren un tono anaranjado), te aconsejo que veas desde este punto el atardecer. El monte forma miradores naturales donde uno se queda totalmente hipnotizado con el paisaje y el momento. Como el buen tiempo está casi asegurado, así será también con la puesta de sol. ¡Simplemente impresionante!

atardeceresAlgarve

Día 3

El tercer día nos llevo a Sagres, una zona mucho más tranquila y menos masificada que las anteriores, pero igual de encantadora. Al llegar visitamos el Cabo de San Vicente, el faro y la fortaleza que hay a pocos metros. Observamos también los grandes acantilados que sortean la costa Oeste de Portugal y respiramos el aire más puro de la zona (en cuestión de naturaleza, este rincón es el rey). No sabíamos si subir a Carrapateira, pues varios de los viajeros hacían kite-surf, pero al final lo dejamos para otro día (nunca llegó finalmente) y nos fuimos a una playa que divisamos al fondo, pues el paisaje era precioso.

Y no nos equivocamos. El gran acantilado negro que se puede ver desde lejos no era el único atractivo de la Praia do Tonel: tenía grandes formaciones rocosas tan típicas del Algarve más turístico, agua limpia y unas vistas magníficas. Además, no tuvimos que compartirla con demasiada gente (el agua está fría y hay mucho viento, hay que tenerlo también en cuenta).

playaDoTunel

Esta zona es sin duda la más recomendable para alojarse o visitar en un día tranquilo, en que puedas desear menos compañía, ya que debido al fuerte aire, muchos la desestiman. Las playas, aún contando con que el clima puede ser más inclemente, son abiertas, kilométricas y de un paisaje maravilloso. Ideal para los amantes de la naturaleza.

Día 4

Cuando se avecinan los últimos días de un viaje, parece que ya poco importa lo que hagas. Estábamos contentos con el recorrido que habíamos hecho, las chicas nos habíamos impuesto en varios sitios para ver, por lo que los dejamos elegir y su principal objetivo era el descanso. Así llegamos a otro de los arenales cercanos a Albufeira, Praia Galé, y mereció la pena. Os la enseño en una imagen:

praia-gale

De nuevo, alguna formación rocosa (pero muy distinta a las que hemos mencionado); una larga extensión de arena; varios restaurantes. Pero sobre todo merece la pena dar un paseo al extremo izquierdo de la playa (mirado al mar). Tras pasar una zona rocosa con pequeños huecos, podremos divisar una pequeña porción de playa más recogida y encantadora.

Esa tarde hicimos una barbacoa en el camping y a la noche, como siempre, tomamos unas copas y jugamos a algún juego. Era un día para estar tristes, pero en el fondo celebrábamos lo bien que todo había salido.

*Si te interesa un seguro de viajes, ¡no dejes de aprovecharte de este descuento:

Be Sociable, Share!

About Author

Irene

Periodista desde 2008. Bloguera de viajes y Community Manager desde 2010. Viajo cuando puedo; el resto del año trabajo, salgo a correr, leo, disfruto de mi ciudad y mi gente y veo pelis View all posts by Irene →

Comments (4)

  1. OS PERDISTEIS SAGRES, PARAÍSO DEL WINDSURF, MUCHO VIENTO PARA EL WSURF PERO FANTÁSTICO DE PLAYAS Y COMIDAS, MUCHO AMBIENTE
    PASEO EN BARCA A PUNTA PIEDADE EN LAGOS, AGUA TRANSPARENTE
    PARAJE NATURAL RÍA DE FORMOSA ENTRANDO POR ALMANCIL E IR HASTA LA COSTA CHIRINGUITO “el Gigi” en QUINTA DO LAGO

  2. Hola Ildefonso,

    Sagres y la visita a Ponta da Piedade están incluidos en nuestro recorrido 😉

    Nos apuntamos sin embarga la última recomendación por si volvemos.

    Un saludo,

    Irene

  3. Irene, voy a hacer un viaje con mi familia al Algarve por primera vez. No sé si lo pasaré tan genial como se visualiza en la descripción que haces del tuyo, pero desde luego me sirve mucho tu itinerario e impresiones… ya lo estoy disfrutando y aún me quedan unas semanas para salir.

    Por ello, agradezco que compartas tu experiencia de forma tan sencilla y práctica.

    Muchas gracias.

  4. Pingback: 12 lugares para viajar este verano según blogueros de viajes - Los viajes de Tendencias

Deja un comentario

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies