mundo turistico

6

Cuando el viaje llega

Irene 30 diciembre, 2016

Una compañera de trabajo habló anteayer de la inminente llegada de sus vacaciones. Es mi caso también, pero ni me inmuté. A pesar de desear el viaje que llega durante más de un año y haber guardado cual hormiguita los días de vacaciones para este mes de enero, ahora es como si todo lo sufrido no hubiera tenido lugar. No me inmuto porque estoy tranquila y para mí no hay mejor estado que ese. La gente anhela estar exultante, supongo, pero para mí, la tranquilidad es el mayor de los deseos. No me emociono cuando el médico tras ponerme la vacuna me dice ‘feliz viaje’ o mis amigos que lanzan ‘qué envidia’; estoy demasiado centrada en la preparación y la visualización del viaje. En cierto modo, ya estoy viajando.

Hace unos meses hablé la sensación que uno tiene cuando el viaje no llega; de angustia, desidia, incluso desesperación. Pero ahora, gratamente, puedo decir que todo eso desapareció. Es diciembre, pero es mi verano; mi momento viajero; mi premio anual al trabajo duro. Ahora siento alegría contenida, mucha energía, activación. Todas esas sustancias que los viajes segregan y que ninguna otra cosa me concede. No al menos de la misma manera. Esa es la sensación “cuando el viaje llega“.

aidaruta-2

Ese momento de leer acerca de un destino; de imaginarme en las fotos que veo en Internet; de coger vuelos internos y trazar un recorrido; de idealizar los lugares que visitaré; de hacerme con los nombres de los lugares creyendo que ya los conozco; flipando con la capacidad de hacerme a lo nuevo con lo conservadora que soy –o creo ser- en muchos sentidos de la vida; ese momento de calcular que me queda menos de una semana para comenzar la aventura y sentir algo especial y muy difícil de catalogar.

Un 2016 con un fin claro: el viaje largo

Hay años de “viajes largos” como me gusta decir, aunque claro está podrían ser más largos. Como trabajadora dispongo de un mes y reservar unos 20 días para un destino supone no tener demasiadas vacaciones para el resto del año. Es algo que me gusta asumir porque son viajes a lugares lejanos, más lentos en cierto modo y que suponen esa doble sensación de la que hablo: cuando el viaje no llega – la mayor parte del año- y cuando el viaje llega –el mes previo, el del viaje e incluso el posterior-. Una especie de juego, o de reto, o de qué se yo que te lleva un poco al extremo, para lo bueno y para lo malo.

No obstante, no me puedo quejar en absoluto de mi 2016 viajero. Si bien llevo más de un año pensando en guardar vacaciones, gracias a alguna sorpresa, he podido visitar Londres, Málaga y alrededores, Cuenca, Altea, el Valle del Silencio en León, Lanzarote, Malta y México, más concretamente el estado de Guanajuato. Así como seguir haciendo pequeñas escapadas en mis lugares de origen y residencia: la Ruta de las Xanas en Asturias y conocer Patones de Arriba o Chinchón en Madrid; así como Brihuega o Sigüenza en Guadalajara, cerca de Madrid. Estos son los números, digamos, pero lo más importante son los ratos que me llevo con mi chico o amigos, los paisajes, la gente local, las experiencias, las emociones y sobre todo, el recuerdo lo que sentí en aquellos momentos: mucha felicidad.

malta-juntasselfie1yoenunacantinayoenlanzarote

Este post reemplaza al resumen del año porque el año natural no tiene sentido en mi mundo viajero. Pero creo que no es solo eso. Si bien el año pasado quise ponerme el reto de viajar cada mes, este año y más si cabe en los venideros –mi vida personal está experimentando muchos cambios- me gustaría viajar más despacio e intentar dejar al margen el ansia viajera que en estos últimos me ha caracterizado. Al final, pero solo con la edad, he comenzado a entender a esa gente que reclama el slow travel y a entender su porqué.

Filipinas, por fin

Ahora toca hablar del destino: Filipinas. País del sudeste asiático compuesto por más de 7.000 islas que se me metió en la cabeza hace más de dos años y que desde entonces, por otros varios motivos, sabía que iba a visitar. Fecha: 5 de enero. Duración del viaje: 20 días. Expectación y deseo en niveles máximos.

filipinas

Me gustaría agradecer desde estas líneas la ayuda de Irene del blog Tragaviajes.com, una enamorada del país y chica de origen filipino con mucho cariño en todo lo que hace, que me ha ayudado a trazar tanto los planes como todos los detalles del viaje. Aún con todo, hay bastantes cosas sin cerrar, y cada vez tengo más ganas de dejar un poco de espacio a la improvisación. Más si cabe en Filipinas, no me preguntéis por qué, pero ¡tengo taaaantas ganas!

Por otra parte, este viaje me permitirá entrar en 2017 con muy buen pie y con una página en blanco de vacaciones donde me gustaría añadir otros nombres propios como Copenhague, Polonia, Tenerife y un nuevo reto viajero, India. Por otros cuantos motivos, este sería un viaje ultraespecial, pues hasta hace poco no me sentía muy preparada para visitarlo. Quizás haya madurado, no lo sé. Quizás quiera un destino que me golpee; que me haga tomar decisiones. Aunque, ¿puede un destino hacer eso? No, claro que no. La decisión la tomo yo, pero los viajes me ayudan a separar ciclos y etapas y así me ha pasado en otras ocasiones. Cosas que tiene una…

Sin más, si alguien ha dedicado un ratito a leer este post, me gustaría desearos un feliz año y que seáis muy felices y viajéis, que si me leéis es porque os gusta 😉

Be Sociable, Share!

About Author

Irene

Periodista desde 2008. Bloguera de viajes y Community Manager desde 2010. Viajo cuando puedo; el resto del año trabajo, salgo a correr, leo, disfruto de mi ciudad y mi gente y veo pelis View all posts by Irene →

Comments (6)

  1. ¡Qué bien lo vas a pasar! Súper destino Filipinas, ¡pon muchas fotos please!
    Bueno, al final ni tan mal como dices, Lanzarote, México, Malta, Londres… ja ja ja
    Besazo y buena entrada de año

  2. Gracias guapa!!! sí, voy a desgastar el país de las fotos que voy a hacer!!! jajaja

    sí, no me quejo en absoluto de 2016 y por supuesto 2017 vendrá fuerte. YA TÚ SABE 😉

    saludotes,

    Ire

    ¡Y feliz año!

  3. Ohhh mi tocaya!!! Ay joer, jaja que estoy ñoña perdida! Por favor a ti, las gracias a ti, porque da gusto tenerte al lado, contagias energía y buenrollismo, me siento totalmente identificada con las sensaciones que describes, el slow travel for ever, yo me las gasto todas para viajes largos de 26 días y porque más vacas no tenemos sino… Espero que lo disfrutéis al máximo, que la experiencia sea mega positiva, que os empapéis de la cultura filipina, que la sintáis. Espero que también os sorprenda, porque si hay algo que nos pasa a los que tantos países visitamos , es que nos cuesta sorprendernos, porque estamos tan acostumbrados a ver lugares tan diferentes a nuestro hábitat… Así que dejaros llevar y disfrutar del tiempo y de todo. Viva esas vacaciones tan merecidas y viva esa entrada triunfal con el 2017! Jajaja tienes hueco en la maleta?? Jajajajaa un abrazo pareja . os seguiremos! Y me alegro de que vayas a Filipinas! Un besazo enorme

  4. ¡Pero qué linda eres!

    solo tú eres capaz de ayudar y dar las gracias 🙂 Me apuntaré todos tus consejos, de viaje y vitales e intentaré, como dices, sorprenderme y empaparme de la cultura filipina. Ganas tengo infinitas. ¡Te iré contando!

    Te mando un besazo, alegrándome muuucho de que hayas aparecido en mi vida porque me siento muy a gusto contigo y porque vales un montón.

    ¡Abrazo gigante!

    Ire

Deja un comentario

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies