mundo turistico

0

Rutas costeras en Asturias: Arenal de Morís – Playa de la Isla

Santiago 11 octubre, 2012

arenal-moris

De playa a playa: Rutas a pie por las sendas costeras de Asturias

RUTA: PR.AS-196 “Los Misterios del Mar (II)”

CONCEJO: Caravia Alta / Colunga

ORIENTACIÓN: de E a O

EXTENSIÓN: 5 km y medio escasos

DURACIÓN: 1 hora y media larga

PERFIL: favorable. Muy fácil

PISO: Bueno, tierra o hierba en su mayor parte, salvo el asfalto final


PANORÁMICA: Primero más rural, luego más abierta y marina.

ACCESO: autovía del Cantábrico, A8/E70, salida 337 a Caravia – N-632 rotonda salida izquierda/oeste a Colunga-Villaviciosa – en Prado (la pequeña capital de Caravia) salida a la derecha antes de la Plaza Mayor: unos dos kilómetros de carretera local que baja al mar, primero entre la sombra de una rica arboleda, luego más abierta, pero siempre serpenteando entre chalés y algunas viejas casonas de buen ver. Al final se hace más pendiente y muere en el Arenal de Morís.

SALIDA: Playa de El Arenal de Morís (Caravia Alta): arenal semiurbano de menos de 800 m, con servicios de aparcamiento, restauración, camping y paseo. Algo ventosa y de oleaje moderado.

LLEGADA: Playa de la Isla (Colunga): arenal urbano de unos 800m, con paseo marítimo y un característico islote-peñón que le da nombre.

RECORRIDO: Comienza muy cerca de la playa conocida como El Arenal de Morís (recomendable una ojeada y una pequeña parada en la terraza de la cafetería, excelente balcón marino), de la cual sube una senda pegada a la misma carretera de entrada, que lleva al cercano aparcamiento donde dejamos el coche. Unos metros más arriba, frente a la entrada del camping, comienza la verdadera ruta, que coincide aquí con el Camín Real, tramo costero del Camino de Santiago norteño.

Se trata de un ancho camino vecinal que cruza algunas praderas y tierras de labor y que se va acercando luego hacia los acantilados, convertido ahora en estrechísimo sendero, campo a través, entre la hierba lujuriosa de prados y más prados que tapizan la corona de esos altos precipicios rocosos que caen sobre el mar, muy abajo a nuestra derecha. Porque, en efecto, estamos yendo de levante a poniente, en sentido contrario al de la jornada anterior (ruta 1) para enlazar con el final de esta. A la izquierda, volvemos a disfrutar del verde y del vacuno.

El camino es una cinta delgada, a veces escondido entre la hierba, bastante llano. Hay que franquear, en alguna ocasión, la portilla o el cierre de alguna finca. Pronto vuelve a ser de tierra y menos angosto, separándose un poco más de la orilla, aunque los grandes cantiles que se enfrentan al agua y a los vientos en una continua batalla perdida de antemano no impiden ver el mar y alguna embarcación ocasional que pasa de largo ante nuestros ojos. Comienzan a cruzarse algunos caminos de tierra con acceso a la carretera general que comunican pueblos y calas.

En la desembocadura del río de los Romeros

La primera bajada larga termina en un riachuelo que hay que vadear por un rústico puentecillo y que comunica con una zona abierta a un amplio acantilado de verde y rocas. Es la desembocadura del río de los Romeros (alusión a los peregrinos jacobeos), en cuya orilla se levantó un enclave templario y un monasterio benedictino. Luego viene una cuesta con escalones amplios que facilitan la subida.

La senda, bien cuidada e integrada en el entorno, vuelve a estrecharse y acercarse al borde marino, alto y recortado, y surge la primera zona de recreo, rústica y sencilla, que anuncia la aparición de una franja arenosa y alargada, ideal para tomar el sol sin grandes agobios. Es la Playa de La Beciella, antesala del extenso arenal que alcanzamos en pocos minutos y que centra la mayoría del turismo costero de la zona: la Playa de La Espasa. Si aquella es un tranquilo rincón apartado de la masa playera, esta tiene todo lo requerido para aglutinar el caos veraniego, con un amplio y adecuado aparcamiento, buena oferta hostelera, larguísimo paseo, vigilancia y servicios, zona segura y muy apta para toda clase de aficionados al baño, al recreo y a los deportes marinos.

Aquí desemboca el río Espasa, que le da nombre y que sirve de frontera entre los concejos de Caravia y Colunga. Y justo donde empieza la playona se acaba la senda propiamente dicha. Al final de aquella, ya en territorio colungués, nos moveremos por asfalto y en un paisaje más o menos urbano. Existe la posibilidad de alcanzar La Isla, ya enfrente, a través de la arena en bajamar, cuando quedan unidas ambas playas, pero con marea no queda otra que subir a la carretera general que pasa al lado, cruzar el puente y volver a bajar a la zona oeste de la playa para continuar por entre las casas y chalés que allí forman una pequeña barriada.

Al salir del callejón formado por los últimos edificios, damos de frente con la carretera que nos llevará, siguiéndola hacia la derecha, a la meta prevista. Nos queda un kilómetro aproximado de ya desganado paseo por asfalto y acera. Como en la ruta anterior, la Playa de la Isla nos invita a un reconfortante baño. O, por lo menos, que no es poco, a recrearse en la cercanía y la bravura del Cantábrico.

VISITAS OPCIONALES: A las de la ruta 1 (Colunga, Lastres, MUJA, El Fitu y el Sueve), podemos añadir los variados atractivos del cercano concejo oriental de Ribadesella.

Autor: Santiago Somoza

Imagen: Flickr

Be Sociable, Share!

About Author

Santiago

Santi Somoza, de estirpe asturiana en la desembocadura del Eo, allí donde ástures y galaicos se dan la mano, aferrado siempre a su clan galego-forneiro, hipermétrope enjuto, jubiloso jubilado, maestro de nada y aprendiz de todo, pacífico y socarrón, descreído, escéptico, indignado, viajero letraherido y maratoniano corredor de fondo, ave nocturna y perpetrador de tangos, amigo de sus amigos, amante del buen vino y la poesía y, por encima de todo, de sus tres queridísimas mujeres. View all posts by Santiago →

Deja un comentario

Login to your account

Can't remember your Password ?

Register for this site!

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies